Sistema de Apoyo


 

El plan de tratamiento integral propuesto para cada niño, niña o joven, requiere de un proceso de evaluación estructurado con una serie de pasos que comienza con el diagnóstico cognitivo del retardo mental, descripción y clasificación del usuario con base en sus potencialidades y finaliza con la determinación de los apoyos necesarios.

La evaluación integral inicial se desarrolla durante un mes y comprende cuatro dimensiones:

1. Observación directa.

2. Evaluación inicial: Psiquiatría, medicina, nutrición, psicología, trabajo social, educación especial, fonoaudiología, fisioterapia, terapia ocupacional.

3. Plan de tratamiento integral.

4. Perfil e intensidad de los apoyos necesarios.

5. Asesoría a familia.